El Centro de Desarrollo Infantil (CDI) Retoño de la parroquia urbana Lodana, es una ayuda significativa para personas de escasos recursos económicos.

Este centro que esta sobre la remodelada calle María Esperanza, acoge a 34 niños de entre 1 y 3 años de la comunidad.

Floripe Espinales Santos, coordinadora del CDI, indicó que los niños reciben el mismo calor humano que en sus hogares y esto incluso hace que ellos se identifiquen tanto con los menores al punto de sentir nostalgia cuando ya tienen que dejar el lugar por la edad y porque deben iniciar sus actividades escolares.

Recordó que este proyecto se desarrolla gracias al convenio que existe entre el Gobierno Municipal de Santa Ana y el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

Remarcó que los niños reciben 4 ingestas (comidas) diarias, comenzando con el desayuno, refrigerio a media mañana, almuerzo y en la tarde, antes de volver a sus casas, nuevamente refrigerio.

Destacó que al principio los niños cumplen un proceso de adaptación, lo cual se logra poco a poco. Finalmente, ellos mismos, saben que tienen que ir al CDI llevados por sus madres.

“Se les enseña modales y la alimentación es balanceada para que tengan una buena nutrición. Este beneficio no es solo para las personas de extrema pobreza sino también para familias cuyos ingresos no son altos”, señaló. Anotó que los niños salen activos tras su permanencia en los CDI por lo que ya en las escuelas no dan problemas por el tema de la adaptación. “Lo que si piden es frutas y comida porque se acostumbran a alimentarse bien”, comentó.