Problemas en una de las dos bombas de impulsión de la planta de tratamiento de Guarumo, ubicada en la parroquia Honorato Vásquez, originó la reducción de la distribución de agua potable para los cantones Santa Ana y 24 de Mayo, al igual que poblaciones de la margen izquierda del río Portoviejo.

Técnicos de la planta Guarumo realizaron trabajos para evitar el colapso de la bomba restante. Ramón Mieles, alcalde de Santa Ana, indicó que se evitará que las poblaciones beneficiadas con la distribución de agua desde Guarumo se queden sin la provisión correspondiente.

Este miércoles se realizó un recorrido por la planta potabilizadora de Guarumo, acompañado de autoridades del cantón y representantes de medios de comunicación en general, en donde se pudo constatar la problemática que preocupa al cabildo municipal.

Leticia Almendariz, Directora de Servicios Públicos del GAD Santa Ana, destacó que la planta, construida en 1972, debería producir en condiciones óptimas entre 44 mil a 50 mil metros cúbicos de agua por día, sin embargo, por la situación técnica mecánica que actualmente es crítica; su producción bordea entre 22 mil a 24 mil metros cúbicos diarios.

“La planta provee líquido vital a 3.680 usuarios registrados en el cantón  Santa Ana y aproximadamente 1.500 usuarios en el cantón 24 de Mayo, adicionalmente se da servicio a parte de la margen izquierda de Portoviejo, la situación actual no permite dotar de agua de manera normal lo que provoca molestias” indicó Almendariz.

Actualmente la planta está trabajando con una bomba de impulsión de 500 caballos de fuerza a un promedio de 1.750 revoluciones por minuto, lo que no permite una dotación adecuada, dicha afectación se da, de acuerdo a las autoridades, por la falta de mantenimiento, el mismo que se recomienda sea cada dos años, de acuerdo a los técnicos que laboran dentro de la planta potabilizadora de Guarumo, no se ha realizado un mantenimiento desde el año 2015, lo que ha agudizado la problemática.

Ramón Mieles, alcalde de Santa Ana, manifestó que se está haciendo lo posible por reparar el daño provocado, “esta administración, responsable con la ciudadanía, está buscando los mecanismos para dar solución a este problema” puntualizó.

El costo aproximado para la reparación parcial del sistema averiado bordea los 8.000 dólares y una solución de mayor alcance (es decir por cada unidad de bombeo) asciende a los 18.000 dólares.

Se conoció además, que por concepto de dotación de agua potable a pobladores de la margen izquierda del río Portoviejo, la Empresa Pública Municipal Portoaguas tiene una cartera vencida con el cabildo de Santa Ana por un monto que supera la cantidad de un millón de dólares.

“Si este monto fuera cancelado podríamos dar el mantenimiento correctivo y preventivo que la planta potabilizadora de Guarumo requiere para un mejor funcionamiento” afirmó Mieles, quien se encuentra preocupado por la situación de la planta. “Estamos en conversaciones, para llegar a acuerdos con Portoaguas para el pago de esta deuda.” aseveró el alcalde de Santa Ana.

Finalmente se pide a la ciudadanía la comprensión del caso mientras se solucionan los inconvenientes además de tomar las precauciones necesarias en la reserva del agua ya que se está dotando con intermitencia.