En las lagunas de oxidación del sector de Galilea de Santa Ana se está aplicando un tratamiento orgánico con extractos vegetales con la objetivo de disminuir los malos olores y minimizar los metales pesados de las aguas residuales.

De esta manera se busca descontaminar estas aguas que son depositadas luego del tratamiento en el estero de Bonce.

María Espinoza, química del sistema de agua potable y alcantarillado de Santa Ana, detalló que este procedimiento se comenzó a aplicar el 21 de noviembre y se tiene previsto en estos días hacer un muestreo del agua para saber el resultado del tratamiento.

Este mismo sistema se está aplicando en la parroquia La Unión donde existe un alcantarillado nuevo, acotó.

Explicó que la dosis del extracto vegetal se lo aplica calculando los metros cúbicos del agua negra a tratarse.