Cg_m_kgWgAALfD2

Todos los 16 de abril de cada año los ecuatorianos lo recordarán como el Día de la Solidaridad, para rememorar a las víctimas del terremoto y concienciar a la sociedad sobre la importancia de coordinar esfuerzos ante las catástrofes naturales, destacando este valor social como elemento vertebrador de la cooperación e identidad del pueblo ecuatoriano. Así lo decidieron mediante resolución aprobada por unanimidad de los asambleístas presentes (121), en la sesión No.385 del Pleno.

Los legisladores se solidarizaron con las personas afectadas por el terremoto y sus familiares; lamentaron el fallecimiento de sus seres queridos; destacaron la respuesta oportuna y la acción conjunta de la sociedad civil, la iniciativa privada, el gobierno nacional, los gobiernos locales y las funciones del Estado ante el desastre natural.

La Asamblea Nacional reconoce y agradece las muestras de solidaridad a nivel nacional e internacional de todas las instituciones, organizaciones y ciudadanía. Llama a todas las instancias, que voluntariamente participan en el proceso de recolección de ayuda humanitaria, a continuar realizando los esfuerzos en beneficio de los damnificados de manera sostenida.

Exhorta a los gobiernos autónomos descentralizados para que se eleve el nivel de exigencia y control sobre el método para las construcciones en las distintas jurisdicciones; se compromete a liderar la fiscalización de las donaciones monetarias nacionales e internacionales, a través de un control riguroso que tiene como fin garantizar que los recursos provenientes de las donaciones sean adecuadamente invertidos, equitativamente distribuidos y responsablemente manejados con transparencia y eficacia para el bien de las y los ciudadanos afectados.

Para Marllely Vásconez, presidenta de la Comisión de los Derechos de los Trabajadores y proponente de la resolución, no hay que recordar el 16 de abril como un hecho nefasto en donde perdieron la vida cientos de ecuatorianos, sino, el día, en que miles de personas, ecuatorianas y extranjeras extendieron una mano amiga para el necesitado y por ello, recordarlo como el día nacional de la solidaridad. “Este es un reconocimiento a la reacción de los ecuatorianos ante los acontecimientos del 16 de abril”, destacó la legisladora manabita.

Exhortó a los entes de la Función Ejecutiva que sigan aunando esfuerzos y continúen contribuyendo en las zonas afectadas. En Manabí existen 1.554 familias, albergadas, que representan a 5.967 personas, entre ellos niños y niñas, personas con discapacidad, adultos mayores, que cuentan con manos solidarias a nivel nacional e internacional y de la sociedad civil para suplir cada una de sus necesidades.

También recordó que por la actuación rápida de los rescatistas se salvó la vida a más 100 personas, al tiempo que llamó a todas las instancias que voluntariamente participan en el proceso de ayuda humanitaria a continuar realizando los esfuerzos en beneficio de los damnificados de manera sostenida.

RSA/pv