La torrencial lluvia del viernes obligó a las autoridades de Santa Ana a coordinar acciones para mitigar los efectos.

El alcalde Fernando Cedeño aseguró que se tuvo que trabajar en conjunto con otras instituciones desde la misma noche del viernes. En esta acción interinstitucional intervinieron el Departamento de Gestión de Riesgo y la Dirección Municipal de Obras Públicas. Tomaron parte también el Cuerpo de Bomberos y la Policía Nacional.

Cedeño señaló que se ejecutó la limpieza de rejillas y sumideros y colectores de agua lluvia para la evacuación de las aguas represadas.
La mayor afectación se dio en una vivienda de la calle Portoviejo donde una familia sufrió el daño de varios enseres.
Adrián Torres, de Gestión de Riesgo del municipio, declaró en Radio Pública Cañaveral que se retiró la mayor cantidad de sedimentos en las calles como medida de prevención a futuras lluvias.

Roxana Delgado, comisaria municipal, señaló que por el mercado de abastos también se presentaron problemas y para evitar que el agua ingrese al local se cerró la calle al tránsito vehicular.

Según el reporte entregado por el Cuerpo de Bomberos de Santa Ana al ECU 911, cuatro casas fueron afectadas con inundaciones y una adicional sufrió estragos por deslizamiento de tierra.

Fuente: El Diario